ANTONIO BURGOS | EL RECUADRO


ABC de Sevilla,  19 de julio de 2019
                               
 

Sevilla se queda sin castillos

En esta hermosa y arrebatadora Ciudad de Sevilla, la Muy Noble y Muy Leal, pero también la Muy Falsa y Muy Difícil, ocurren cosas que no sé si pasarán en otros lugares del mundo, pero un poquito de raras sí que son. No sé si recordarán que aquí se hizo un referéndum, sí, tal como suena, para ver qué día de la Feria hacíamos fiesta, después de aquella etapa tan lamentable del Lunes de Resaca que tan mala fama de borrachucios nos daba ante España y de no saber beber hasta tal punto que se necesitaba un día entero para recuperarnos.

Pues bien, en una ciudad donde se hace un referéndum para la chorrada de turno, resulta que desde el año 2006 estamos acabando con una tradición del patrimonio municipal que tiene 800 años encima, sí, 800 años, y ya está más perdida que el barco del arroz, sin que nadie, además, le haya echado mucha cuenta. Me refiero a los castillos y fortalezas del alfoz del antiguo Reino de Sevilla, que abarcaba no solamente la actual provincia, sino tierras de Badajoz y de Huelva. Tras la Reconquista de la ciudad por el Rey San Fernando, su hijo Alfonso el Sabio y Sancho IV el Bravo concedieron a Sevilla una serie de castillos y fortalezas por todo el alfoz de la ciudad, para defenderla tanto de las incursiones de los portugueses como de los musulmanes. Eran fortaleza históricas importantes, no vaya usted a creerse que simples torres albarranas, que delimitaban toda la zona de influencia de la ciudad. ¿Usted ha pasado por el barrio de Bami? Bueno, pues eran los castillos que han dado nombre a sus calles, supongo que por iniciativa del historiador don Antonio Sancho Corbacho en su etapa de teniente de alcalde de Cultura con Hernández Díaz. De hecho, en el libro sobre el Patrimonio Histórico de la Ciudad que editó fue donde primero vino la relación de esos castillos de Sevilla que los sevillanos no sabíamos que los teníamos y que eran nuestros, entre otros lugares en Cortegana, Almonaster la Real, Encinasola, Constantina, Utrera, Alcalá de Guadaira, Alanís, Fregenal de la Sierra, Aroche o Cumbres Mayores, y puede que se me olvide alguno.

El alcalde de Sevilla era el alcaide de estas fortalezas, que dominaban los pueblos donde se encontraban y que veces eran sus propias señas de identidad. Los castillos de Sevilla eran las joyas de la corona de su Reino...hasta que el Ayuntamiento, sin consultar con nadie, ni con Patrimonio, ni con Bellas Arteso Buenas Letras, decidió venderlos, cederlos o enajenarlos a los pueblos donde se encontraban. Y esto no ocurrió cuando la Revolución de 1868, o cuando la guerra civil, sino "ayer por la mañana", como don Santiago Montoto gustaba decir a lo contemporáneo. Sin consultar con los sevillanos, que éramos sus legítimos e históricos dueños, el Ayuntamiento decidió por su cuenta vender los castillos, según ha explicado Juan Parejo con mucho fundamento.

Hasta el año 2006, Sevilla conservaba todavía diez de estas históricas e importantes fortalezas. El entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, lo era también de los castillos de Alanís de la Sierra, Alcalá de Guadaíra, Constantina y Utrera, dentro de la provincia de Sevilla; de los de Almonaster la Real, Aroche, Cortegana, Encinasola y Cumbres Mayores, en Huelva; y del de Fregenal de la Sierra, en Badajoz. ¿Dónde y cuándo nos consultó Monteseirín que nos dejaba sin castillos? En ningún sitio. Desde 2006 los fue liquidando.

Aún nos quedan cuarteo castillos, a saber: Almonaster la Real y Encinasola en la provincia de Huelva, Fregenal de la Sierra en la de Badajoz y Utrera en tierras de Fernando y Bernarda. Y también sin referéndum alguno, sin consultarnos, el alcalde Juan Espadas ha decidido hacer como su antecesor: quitárselos de encima y largar el mochuelo de los 4 castillos que quedan, 4. Ya ha dado Espadas órdenes para que larguen esos castillos. Y digo yo: ¿por qué no nos lo consulta a los sevillanos, si regalamos esos castillos que tenemos hace 800 años o seguimos teniéndolos simbólicamente como lo que son, una reliquia de la defensa de postfernandina de la ciudad? Así que si quiere usted un castillo, póngase al habla con Espadas que puede que se lo ponga baratito o incluso se lo regale.

 

 

Correo Correo Si quiere usted enviar algún comentario sobre este artículo puede hacerlo a este correo electrónico

         

 

 

                                      Correo Correo            

Clic para ir a la portada

¿QUIÉN HACE ESTO?

Biografía de Antonio Burgos


 

 

Copyright © 1998 Arco del Postigo S.L. Sevilla, España. 
¿Qué puede encontrar en cada sección de El RedCuadro ?PINCHE AQUI PARA IR AL  "MAPA DE WEB"
 

 

 


 

Página principal-Inicio