ANTONIO BURGOS | EL RECUADRO


ABC de Sevilla,  24 de julio de 2019
                               
 

Alunizaje

Entre unas cosas y otras, he sido uno de los pocos habitantes de la Tierra que no ha escrito una sola palabra con motivo del cincuentenario de la llegada del hombre a la Luna. O sea, que no he publicado el artículo que quizá hubiese sido el número 34.073. Número que, por otra parte, tampoco es feo para jugarlo en la Lotería de Navidad. Que por cierto se está empezando a vender ya en las administraciones, digo yo que será con vistas al turismo. La Lotería de Navidad, como las ensaimadas de Mallorca o las botellas de aceite oliva virgen extra es algo que quieren llevarse como recuerdo muchos turistas al terminar sus vacaciones en España.

Si hubiese escrito ese artículo sobre la carrera espacial americana y sobre el "Apolo XI", quizá hubiese dicho algo que expreso ahorra. Que mucho llegar a la Luna y mucha carrera espacial y mucho cincuentenario de la mayor gesta que vieron los siglos desde el Descubrimiento de América, pero nadie ha dicho, y lo hago ver ahora, que tras tanta NASA, tanto cohete, tanta cápsula y tanto Aldrin y Arsmtrong, no sólo no ha cesado la incredulidad y hay que sigue sosteniendo que el hombre nunca puso un pie en la Luna, que todo fue un montaje propagandístico de Washington para dar un poquito por saco a los rusos en plena guerra fría. Así que mucha conmemoración, aunque yo me quedase sin vela en ese entierro, pero tras tanto progreso para la Humanidad y tanta investigación sobre asuntos ahora cotidianos y útiles, como el GPS, pero ya si dices "alunizaje" no piensas en Armstrong y en el "Apolo XI". Ni incluso en Jesús Hermida, que fue de lo más propio. Colón llevaba a uno de Triana para gritar "¡Tierra!" al ver América y nosotros tomamos a uno de Huelva, al irrepetible Jesús Hermida, la persona que más resaltaba la consonante final de Nueva Yorkkkkkkkkkk, para que gritase por la única televisión de entonces lo de "¡Luna!". Lo cual suena a canción mala de España en Eusovisión con Salomé de por medio.

Del alunizaje del "Apolo XI" nos ha quedado en la lengua española una metáfora. Como no creemos que el hombre estuviera en la Luna, la tomamos por la de los escaparates de las tiendas caras del barrio de Salamanca y de las altas joyerías con timbre en la puerta para que te dejen entrar. Si usted habla ahora del "alunizaje" nadie piensa en Armstrong, sino en unos delincuentes que han robado un coche de alta gama y, a toda velocidad, lo han estrellado contra la luna de la entrada o de los escaparates de un comercio de lujerío total, para romper los cristales y entrar como Pedro por su casa a apañar cuanto de valor encuentran, por mucho que los graben las cámaras de seguridad del mismo modo que filmaron la pisada de Armstrong sobre la tierra lunar.

Así que haga usted una carrera espacial, y un Cabo Cañaveral, y gánele por la mano a Gagarin y a los cosmonautas (como ellos se llamaban) de la entonces URSS, y promueva una conmemoración mundial para recordar la llegada del hombre a nuestro satélite para el alunizaje se quede en una forma delictiva de robar tiendas de lujo. Cuando en verdad la verdadera conmemoración del alunizaje de Armstrong se ha celebrado unas fechas más tarde, en el Congreso de los Diputados. Ahí sí que ha habido un alunizaje de verdad, el del astronauta Pedro Sánchez, que va como un cohete hacia la Moncloa, que es tres mil veces más importante que la Luna. Para él, claro. En el Congreso hemos visto, ay, la cara oculta de la Luna de España, que dicen que tiene amores con un calé. Todo puede empeorar y hasta ahora no se había visto ningún alunizaje de estrellar un coche de alta gama contra el Congreso para quedarse con el poder. Tanto es así, que ya han encargado en Macael el mármol para poner la frase del astronauta Sánchez, en plan Arsmtrong: "Ha sido un pequeño paso para que un ambicioso sin fronteras llegue al poder, pero un gran salto para cargarse para siempre a España".

 

 

Correo Correo Si quiere usted enviar algún comentario sobre este artículo puede hacerlo a este correo electrónico

         

 

 

                                      Correo Correo            

Clic para ir a la portada

¿QUIÉN HACE ESTO?

Biografía de Antonio Burgos


 

 

Copyright © 1998 Arco del Postigo S.L. Sevilla, España. 
¿Qué puede encontrar en cada sección de El RedCuadro ?PINCHE AQUI PARA IR AL  "MAPA DE WEB"
 

 

 


 

Página principal-Inicio